miércoles, mayo 06, 2009

Parques de Vil-la Amèlia y Vil-la Cecília

Vuelve el buen tiempo y con él los paseos vespertinos por esta ciudad que cada dia me enseña algún lugar especial, de el cual no tenía ni idea de su existencia.

En la zona de Sarriá existen dos parques que están separados por una pequeña calle. Antiguamente era todo una finca propiedad de la familia Girona .









Según nos explica la página del Ayuntamiento …

Los Jardines de Villa Amèlia tienen su origen en el suntuoso jardín mandado construir por Ignasi Girona en una finca de su propiedad en Sarriá. El nombre se lo puso en honor a su esposa, Amelia de Vilanova. Durante muchos años, la familia Girona utilizó la Quinta Amelia como lugar de veraneo.

En 1930, el Ayuntamiento destinó los terrenos a parque público y en 1969 se expropió definitivamente a cambio de edificar una parte, cosa que comportó el derribo de la antigua residencia de los Girona. Parte del terreno ha quedado integrada en los vecinos Jardines de Villa Cecilia, situados al otro lado de la calle Santa Amelia, que se abrió cuando se crearon los dos espacios verdes.

En una isleta que surge en medio del estanque de los Jardines de la Villa Amelia se eleva, menuda y esbelta, Dríade, una ninfa protectora de los bosques. Se trata de la figura de bronce de una adolescente desnuda, considerada una de las mejores esculturas de Ricard Sala.

No muy lejos, en un rincón entre sombrío y luminoso, un joven efebo toca la flauta. Se trata de L' Encantador de serps (El encantador de serpientes), un bronce del belga Jules Anthone.

Es un jardin romántico de estilo afrancesado con un estanque central y una glorieta de cipreses que antiguamente había sido una cascada que abocaba al estanque

Existen gran cantidad de árboles centenarios, pinos, palmeras, plátanos y toda clase de arbustos que le dan al barrio oxigenación y espacios tranquilos donde poder pasear los mayores, jugar los niños, y relajarse.

Los reyes indiscutibles de la vegetación son un plátano (Platanus X hispanica) de casi 90 años que nunca se ha podado, un eucalipto (Eucalyptus globulus) plantado a finales del siglo XIX, un ejemplar de Gymnocladus dioicus casi centenario, un pimentero falso (Schinus molle) también de unos 90 años y un espectacular conjunto de 15 palmeras de Canarias (Phoenix canariensis) dispuestas en doble alineación y que se plantaron a finales del siglo XIX. Todos estos ejemplares forman parte del Catálogo de Árboles de Interés Local de Barcelona.



El otro jardín es el Villa Cecília

Los Jardines de Villa Cecilia están situados en los terrenos de una antigua finca rural: Cal Noyu, que fue adquirida en 1909 por Eduardo Conde, fundador de los almacenes El Siglo, primer comercio establecido en Barcelona con criterios de gran superficie. Conde le dio a la villa el nombre de Cecilia en honor a su esposa. En 1969, el Ayuntamiento expropió los terrenos para convertirlos en un parque.

Una parte del actual espacio verde perteneció a los antiguos jardines de Villa Amelia, situados justo al lado. El edificio que en su día fue residencia de Eduardo Conde es actualmente la sede del Centro Cívico Casal de Sarriá.



Dentro del agua del canal que se inicia a la derecha de la entrada de los jardines por la calle Santa Amelia, yace, boca abajo, Ofèlia ofegada (Ofelia ahogada), una escultura en bronce de Francisco López Hernández del año 1964 “Dona desmaiada”. En este mismo lugar, grandes hojas metálicas de Ginkgo biloba se van entrelazando en una especie de arco que, trepando desde el canal, da la bienvenida al visitante. Es obra de los arquitectos responsables de la reforma de los jardines: Elías Torres y José Antonio Martínez Lapeña.



Estos arquitectos también diseñaron los bancos del parque -de madera sobre rocas de piedra que evocan patines- y unas altísimas farolas inspiradas en los árboles. Estos dos elementos de diseño recibieron un premio FAD (Fomento de las Artes Decorativas) el año 1986.





Un aspecto remarcable de la vegetación son las vallas de ciprés recortadas en forma de casitas. Una especie de pequeño pueblo vegetal que empieza en el acceso a los jardines por la calle Santa Amelia y acaba en la plaza donde está situado el Centro Cívico, siendo el lugar desde donde se puede contemplar la mejor perspectiva de este excelente trabajo de recorte.



Otro de los atractivos del parque es un espacio dedicado a la gente mayor. Se trata de un espacio lúdico que permite mantener en forma las articulaciones y favorecer la agilidad con barras a diferentes alturas, tornillos para ejercitar los dedos y rampas suaves, entre otros recursos, y que sirve para enriquecer los paseos.



Cómo llegar

4 comentarios:

Paco Bailac dijo...

que bella óptica nos ofreces de Barcelona. Felicidades.
Te dejo 549 pétalos de margarita.
Paz

pacobailacoach.blogspot.com

Juan Antonio Torron Castro dijo...

Buscando información sobre este jardín de Vil.la Amèlia a través del Google, he descubierto tu blog.
Lo considero muy interesante e instructivo y con permiso te sigo.
Un saludo.-

Anónimo dijo...

Acabo de ver esta entrada y decir conozco estos jardines y que voy muchas veces a pasear por allí. Como dato a añadir, comentar que los jardines de vi.la cecília es uno de los espacios verdes de Barcelona que dispone de conexión wifi gratuita, cedida por el Ayuntamiento.
Un placer saludarles,

marisabel dijo...

Gracias Paco, como puedes observar me encantan las flores.

Juan Antonio, claro que me puedes seguir y yo tb te voy a visitar.

Anónimo, seguramente debe ser porque tiene la sede del distrito justo enmedio, es un parque tranquilo para disfrutar los niños. Un saludo.

Gracias por vuestros comentarios.